Skip to content

RECLAMACIÓN DE LOS GASTOS DE FORMALIZACIÓN DEL CRÉDITO HIPOTECARIO I

Tras declarar el Tribunal Supremo en sentencia de 23 de diciembre de 2015, que la cláusula que impone al consumidor la totalidad de los gastos generados por la formalización del crédito hipotecario es abusiva, no ha aclarado cuáles de esos gastos corresponden al prestatario o a la entidad prestamista. El matiz es importante, ya que estos gastos de formalización consistentes en una serie de pagos realizados en el momento de la contratación, incluyen los de tasación de la vivienda, gestoría, Notaría, Registro de la Propiedad e Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, siendo este último habitualmente el más cuantioso.

 

Los pronunciamientos judiciales de los diferentes juzgados y audiencias provinciales no se ponen de acuerdo. Se han dado casos en que las diferentes salas de una misma audiencia provincial ofrecen diferentes interpretaciones de la norma, como ha sucedido en la Audiencia Provincial de Valencia, donde la Sección Séptima ha obligado al banco a la devolución de la totalidad de los gastos incluyendo el AJD, y posteriormente la Sección Novena falló no haber lugar a la devolución de dicho impuesto por considerar sujeto pasivo del impuesto al prestatario.

 

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial con sede en Vigo, dictó el 3 de noviembre de 2017 con reunión del Pleno de la Sala de lo Civil para unificar el criterio, una sentencia en materia de gastos de la hipoteca que estimó íntegramente la demanda de nulidad de la cláusula de gastos y condenó a la entidad ABANCA a restituir al cliente los gastos de notario, Registro Mercantil e impuestos (AJD).

 

En vista de la falta de criterio unánime, antes de plantear demanda judicial por los trámites del procedimiento declarativo correspondiente, es en mi opinión conveniente esperar a que el Tribunal Supremo se pronuncie de forma clara, resolviendo sobre quién es el sujeto pasivo del impuesto AJD, si el prestatario o la entidad financiera. Dicho esto, es oportuno plantear ya, con carácter previo demanda conciliatoria con la múltiple finalidad de mostrarse activo en la reclamación, evitar la posible prescripción del ejercicio de futuras acciones civiles, y mostrar nuestra disposición a alcanzar un acuerdo amistoso.

 

Amador Tenorio Rivas

Abogado

Be First to Comment

A %d blogueros les gusta esto: